Agronomía (del Latín ager, ‘campo’, y del griego νόμος nomos, ‘ley’), llamada también ingeniería agronómica, es el conjunto de conocimientos de diversas que rigen la práctica de la agricultura[1].

Cabe diferenciar dos conceptos diferenciados y a la vez muy relacionados, aunque lamentablemente desde la práctica agrícola en general se han disociado y considerado de forma independiente y con diferente valoración.

 

Por una parte están los aspectos culturales, considerando en tal clasificación a las labores y de manejo, muchas veces basados en puntos de vista parciales, por circunstancias sociales, personales, científicos, económicos, etc.

Por otra parte están los aspectos ecológicos, entiendo como tal la relación del individuo (el árbol) con todo lo que le rodea, ambiental, biológico, edafológico, ecosistema, astrológico, etc, de tal forma que resulta imposible definir y limitar todos los aspectos que influyen en el mismo.  Aunque parece que es de menor importancia práctica, una buena comprensión de estos aspectos permite reducir los problemas del cultivo ya que permite jugar a su favor, no en su contra.